jueves, 26 de febrero de 2015

Una pareja inesperada: Taylor Swift y Roberto Cavalli en los BRIT Awards 2015


Aunque hace tiempo que le vengo pidiendo un cambio de estilo, pues no se puede ir a todos los eventos vistiendo de "señorita", ayer intuíamos que su estilismo en los Elle Style Awards de Reino Unido no iba en la dirección correcta de ese cambio tan ansiado.

Por supuesto, estamos hablando de la cantante Taylor Swift, quien prolongó su estancia en tierras británicas para asistir anoche a los BRIT Awards 2015. Y, si me llegan a decir que ella y un vestido de Cavalli protagonizarían un look de 10, os confieso que no me lo hubiera creído (y eso que yo tengo mucha imaginación...):


Las alfombras rojas de los premios musicales no es que suelan tener un nivel estilístico muy bueno, pero tenemos la suerte de que Taylor se digne a aparecer en ellos. En esta ocasión, la joven estrella del pop, galardonada como mejor cantante femenina internacional, se enfundaba en un sofisticado vestido del diseñador italiano Roberto Cavalli. Está claro que nos encontramos ante un custom made, pues el ajustadísimo corte le sienta como un guante y estiliza enormemente (si es que esto es necesario) la figura de la cantante. Por otra parte, ya intuímos por los detalles en rojo que no nos encontramos ante un simple vestido negro de corte fluido, cosa que viene a confirmarnos la espalda del diseño:


Sencillamente espectacular, así describiríamos al dragón cuyo sinuoso cuerpo recorre la parte posterior de este atrevido diseño de Cavalli. Como os decía, esta firma no suele figurar entre las favoritas de Taylor (demasiadas transparencias y paillettes para ella), pero creo que este diseño de inspiración oriental es sencillamente impecable y ojalá suponga un precedente a las futuras apariciones de la cantante. Cerraba el estilismo con sus habituales labios en rojo, un elegante moño bajo y unos increíbles pendientes de Lorraine Schwartz.

No pretendo que Taylor Swift renuncie a los Elie Saab o los Zuhair Murad, pero tampoco os voy a negar que estilismos como el que acabamos de comentar resultan muy refrescantes en el estilo de la cantante. ¿Será este look el principio de una nueva Taylor Swift? Pues tendremos que esperar para averiguarlo...

Finalizada ya la temporada de alfombra roja, nos mantenemos atentos ahora a eventos como algunas premières que se llevarán a cabo en los próximos días. Y os aseguro que tenemos citas interesantes como el estreno de Cinderella en Los Ángeles (con Cate Blanchett y Lily James), así que los buenos looks están garantizados. ¡Que tengáis un buen día!

O.

miércoles, 25 de febrero de 2015

La alfombra roja de los Elle Style Awards 2015 (Reino Unido)


Aunque hoy hemos tenido un día algo complicado, no podemos dejar de comentar los estilismos que nos dejaron anoche algunas de nuestras fashionistas favoritas en los Elle Style Awards del Reino Unido.

Como siempre, empezamos con nuestra favorita:


Poco necesita Diane Kruger para convertirse en nuestra favorita, pero cuando la actriz alemana apuesta por los diseños de Karl Lagerfeld para Chanel, el resultado es sencillamente insuperable. En esta ocasión, la protagonista de The Bridge se decantaba por un vestido perteneciente a la colección Alta Costura Spring 2015, que destaca por su bonita falda a base de encaje con puntillas y su cuerpo embellecido con aplicaciones en un bonito color rosa pálido. En principio, puede que el vestido resulte una elección algo edulcorada, pero los complementos metalizados y el contraste de las depuradas líneas en la parte superior ayudan a actualizar este look. Magníficos también su maquillaje en tonos rosados y su elegante melena con ondas.


Otra de las más sofisticadas de la noche fue Cara Delevingne, quien apostó por un diseño de su compatriota Vivienne Westwood. La británica suele aparecer vestida de negro en este tipo de eventos, pero sorprende la elegancia atemporal que sin duda protagoniza este look. Cual estrella a lo Old Hollywood, Cara acertaba con su potente labial en rojo y su magnífica melena con ondas.

Tampoco decepcionó Taylor Swift, quien se desmarcó de su habitual estilo de "princesita" al decantarse por un vestido de Julien Macdonald. No es que el vestido sea especialmente favorecedor, pero me encanta que haya escogido un color como el verde y una silueta tan original como la cola de pez. Pese al efecto extraño que crea el corte estructurado en la parte superior, nos quedamos con el aspecto positivo de este look, su maquillaje ultranatural.


Aunque el look de Diane Kruger sea objetivamente el mejor de la noche, debo confesar que el estilismo que más me ha llamado la atención ha sido el de Olivia Wilde. Porque lucir una firma low cost como H&M (aunque sea de su colección Conscious) ya implica cierto grado de riesgo, pero lo que de verdad supone un toque distinto es el contrastre entre el acabado informal de su camiseta básica en blanco y su maxifalda con estampado en varios tonos de grises y verdes oscuros. Nos encantan también sus complementos en dorado y su melena al natural.

Cerramos nuestro repaso con otra de las habituales en estos premios. La socialité británica Alexa (la) Chung(a) suele desmarcarse del dress code, por lo que no nos sorprende que ayer eligiera este vestido en corto de Erdem. No obstante, entendemos que se haya enamorado de este minivestido gracias a su coqueta silueta con volante inferior y elegante manga larga y pensamos que también ha acertado con su maquillaje lleno de luz y su peinado hacia atrás. Solamente cambiaríamos los zapatos en negro.

¿Quién os ha gustado más a vosotr@s? Volvemos mañana con más moda.

O.

lunes, 23 de febrero de 2015

Los estilismos más destacados de las fiestas post-Oscars 2015


Apenas han pasado unas horas desde nuestro repaso a la alfombra roja de los Oscars, pero ya estamos de vuelta para comentar los looks más destacados que vimos en las fiestas posteriores. Como nos resulta imposible comentar cada una de estas fiestas por separado, recogemos en esta entrada los estilismos que no os podéis perder de estos eventos.

Y, como solemos hacer, empezamos nuestro repaso con el look que más nos gustó:


Que conste en acta que yo soy el primero en colocarme en favor de los detractores de Diane Kruger cuando es necesario, ya que no aguanto que los medios la pongan de "endiosada" y la coloquen siempre a la cabeza de las mejor vestidas... Pero al César lo que es del César: anoche Diane estuvo acertadísima al enfundarse en este arriesgado diseño de Donna Karan Atelier, una especie de híbrido entre vestido y mono que destaca tanto por la originalidad de su corte como por la viveza de su color rojo. Llevando siempre los looks hasta las últimas consecuencias, vemos un inesperado y divertido clutch de Anya Hindmarch que aporta ese toque fashionista que siempre está presente en los mejores estilismos de la actriz alemana. Cierra el look con un maquillaje a lo diva hollywoodiense y una coleta con el flequillo suelto hacia un lado. Impresionante.


Marion Cotillard sí que figura entre nuestras predilectas, pero es que se hace imposible no adorarla cuando se presenta con estilismos como este. Después de su comentado Dior que lució durante la gala, la belleza francesa le fue infiel a la maison de la mano de un complicado vestido perteneciente a la colección Alta Costura Spring 2015 de Giambattista Valli. Es una pena que no tengamos una imagen frontal, pues la combinación entre la esponjosa falda, la maxilazada de la cintura y el cuerpo cuajado de aplicaciones no se aprecia en su totalidad, pero el perfil nos sirve para hacernos una idea de hasta donde llega la genialidad de Marion.

Pese a no acudir a la gala, Amy Adams se dejó ver en la fiesta de la revista Vanity Fair con un vestido de Atelier Versace con el que perfectamente hubiera podido pisar la red carpet. Lo cierto es que no estamos ante nada nuevo, pues nuestra pelirroja favorita sabe de sobra que el color azul puede convertirse en su mejor aliado, pero eso no provoca que el estilismo nos guste menos. Una magnética mirada enmarcada con kohl y un ideal semirrecogido me hacen acordarme de lo mucho que eché de menos a Amy Adams en la alfombra roja del Dolby Theatre.


El negro suele ser una de las opciones más socorridas para acudir a este tipo de veladas, aunque siempre hay famosas que se las apañan para destacar sobre el resto. Es el caso de la actriz y bailarina de Burlesque Dita von Teese, quien acudía a la fiesta de su amigo Elton John enfundada en un sofisticado vestido de Zuhair Murad. Lejos de querer parecerse a un vestido de Elie Saab, quizás el mayor defecto que suelen tener la gran mayoría de creaciones de esta firma, el vestido de Dita desprende esa aura de femme fatale que tan bien le sienta. Mención especial para su look de belleza, tan efectista como siempre.

Por su parte, Keira Knightley continuó luciendo embarazo de la mano de la colección Alta Costura Spring 2015 de la firma italiana Valentino, aunque el vestido elegido no podía ser más distinto al que le vimos lucir sobre la alfombra roja. Después de transportarnos a un mundo de ensueño con sus bordados florales y epigráficos, Keira daba un giro de 180º con este lujoso vestido en terciopelo negro, cuyos laterales aparecen más cerrados que en la pasarela con motivo de disimular su embarazo. Si os digo la verdad, soy incapaz de decidirme entre este vestido y el que lució unas horas antes, siendo esto un síntoma de que ha vuelto esa camaleónica Keira a la que conocíamos y adorábamos.


Otra actriz que apostó por la sobriedad del negro fue Felicity Jones, acertadísima con este diseño perteneciente a la casa francesa Saint Laurent. A much@s no os gustó su Alexander McQueen que la convirtió en nuestra favorita de la noche, así que espero que os convenza más la sofisticación de este vestido en corte columna con cuello tipo joya. No esperábamos el contraste del clutch en blanco nuclear, pero nos encanta.

Más informal fue la elección de Chloë Moretz, quien cambió su romántico Miu Miu por un vestido en corto de Alexander McQueen. Como es habitual en la casa británica, esta pieza de la colección Pre-Fall 2015 juega con los contrastes de tejidos y volúmenes, creando un estilismo digno de toda una joven fashionista. Cierra el look con una sencilla melena lisa y un labial en rojo.


Otro de nuestros estilismos favoritos nos lo regaló la joven actriz Hailee Steinfeld, quien parece sentirse cómoda entre las mezclas de estampados imposibles y las voluminosas faldas tipo ball gown. En esta ocasión, la joven it-girl se enfundaba en un diseño de la firma Andrew Gn que destaca por sus estampados florales tipo psicodélico, combinados con lo que parece ser un bustier de inspiración tribal. Cuando nos referimos a que las actrices más jóvenes deben divertirse con la moda, estamos hablando precisamente de esto.

No nos convenció tanto Emma Stone, quien cambió su luminoso Elie Saab por un vestido de la nueva colección Fall 2015 de Altuzarra, colección que tuvo el placer de estrenar apenas unos días después de su presentación. Estamos ante uno de esos looks que intento que me gusten, porque nos ofrecen algo distinto y arriesgado, pero creo que la combinación entre el largo midi y el pronunciado escote en V termina por crear unas proporciones algo extrañas.


Os contábamos ayer que la firma Schiaparelli parece funcionar muchísimo mejor desde que no hay un director creativo a su cargo (quizás les dirija su fundadora Elsa, vía ouija) y creo que estos dos estilismos vienen a corroborar mis palabras. No tengo palabras para expresar lo mucho que me gusta el diseño Alta Costura que lució Camilla Belle, pues su estampado a base de rombos inspirado en un arlequín y su lazada lateral de aplicaciones cristalinas nos transportan al mundo surrealista por el que tan especial resulta Schiaparelli.

Algo más complicado de defender es el look de Miley Cyrus, casi una copia de la versión de pasarela (aunque con la chaqueta cerrada). Sin duda, nos quedamos con los corazones multicolores que protagonizan sus pantalones en talle alto, los mismos motivos que convirtieron a Cate Blanchett en nuestra mejor vestida de los Film Independent Spirit Awards. No obstante, creemos que el pañuelo de tul no termina de encajar, empañando así un conjunto cuyo juego de proporciones entre la chaqueta torera y los pantalones de talle alto hubiera funcionado a las mil maravillas. En cualquier caso, bien por Miley.


Si el Givenchy que llevó Jessica Chastain a los Oscars no nos terminó de convencer, su vestido en bajo tail hem de H&M Concsious Collection tampoco ayuda a que nos pongamos de parte de la pelirroja. En su favor, diré que ella (o su estilista) ha tenido buen ojo al escoger un diseño low cost que no lo parece para nada. Sencillamente, creo que se trataría de una apuesta más que correcta para un evento tipo cóctel, pero no para una fiesta de estas características.

También el color blanco fue el escogido por Natalie Portman para posar en la fiesta de Vanity Fair, ejerciendo su papel de imagen de la firma Christian Dior. Después de ver el Dior en blanco que llevó Marion Cotillard y éste, me reafirmo en lo dicho: pueden buscar ampliar horizontes, contratar a actrices de fuera de Francia para representar a la maison... pero nadie logrará nunca igualar a Marion como imagen de Dior. Dicho esto, el vestido me parece bastante olvidable y es imperdonable que, siendo un custom made, el cuerpo y las mangas no estén tan bien ajustados como deberían.

Cerramos nuestro repaso tal y como lo hemos empezado, de la mano del siempre impactante color rojo. Está claro que las famosas se han enamorado de este color y lo han incorporado a su paleta de colores habitual, y yo encantado mientras dé lugar a estilismos tan buenos como el que lució ayer Nina Dobrev. Pese a que las aberturas abdominales y la manga corta no suelen ser santos de mi devoción, creo que la protagonista de The Vampire Diaries logró llevar este vestido de Reem Acra a buen puerto.

Ahora sí que nos retiramos a descansar lo que queda de día, porque estamos ya hartos de tantos looks de Oscars!! No obstante, nos mantenemos alerta a vuestros comentarios aquí y en las redes sociales. ¡Que tengáis una buena tarde!

O.

Los Oscars 2015: Y la medalla de oro es para... Felicity Jones, de Alexander McQueen


Aunque lleguen a la alfombra roja sabiendo que no van a ganar, pues muchas veces los Oscars destacan por la ausencia de sorpresas en las categorías interpretativas, todas las nominadas deberían tener la obligación de vestirse de ganadoras.

Eso es precisamente lo que hizo mi favorita en la alfombra roja de los Oscars, aunque ya os advierto que el estilismo no es para todos los gustos y que la fotografía no hace justicia, ni mucho menos, a la elegancia que desprendía este vestido en movimiento:


Felicity Jones ha tenido un recorrido magnífico a lo largo de esta temporada de premios, deleitando especialmente a aquellos que valoramos la inspiración de época sobre la alfombra roja. Porque cuando llegó a los Globos de Oro con un Dior de voluminosa falda ya venía pisando fuerte y, probablemente, el diseño de Alexander McQueen que lució anoche no sea más que la culminación de esa elegancia atemporal y exuberante que la británica ha sabido defender con uñas y dientes en todas y cada una de las entregas de premios. Siendo yo especialmente crítico con las arrugas, os diré que las que vemos en la falda de Felicity son un síntoma de la calidad del satén de seda en que está confeccionada y nos transmiten la sensación del peso que debe tener este espectacular vestido. La parte superior, cuajada de perlas, nos merece un estudio más de cerca:


Como es habitual en los diseños de McQueen, el preciosismo de las aplicaciones aporta ese toque victoriano que tanto nos gusta ver en los diseños de la firma inglesa, apostando en esta ocasión por la minuciosidad de las incrustaciones a base de perlas. Desde todos los ángulos, el vestido era sencillamente perfecto y os aseguro que fue un privilegio poder verlo en movimiento (aquí os dejo el link para que lo comprobéis). Para cerrar el estilismo, era necesario mantener un look de belleza muy natural y abstenerse de añadir complementos demasiado llamativos, permitiendo así que Felicity (y no solamente el vestido, he aquí el triunfo del look) brillara con luz propia.

Por este tipo de sorpresas me gustan tanto los Oscars, porque no me esperaba que una actriz de figura menuda como Felicity Jones fuera capaz de llevar un vestido de esta envergadura y defenderlo cual reina de los Oscars. ¿Os parece el look de Felicity tan majestuoso como a mí? ¿Consideras que otra famosa merece más la primera posición de nuestro top 3? Hasta aquí ha llegado nuestro repaso, ¡ahora os toca opinar a vosotr@s! Volveremos en breve con los looks de las fiestas posteriores a la entrega de premios.

O.

Los Oscars 2015: La medalla de plata es para Cate Blanchett, de Maison Margiela


Ya lo he repetido varias veces a lo largo de este repaso a la alfombra roja de los Oscars y no me cansaré de repetirlo: el dress code manda que sean las nominadas quienes destaquen sobre el resto...

No obstante, hay factores decisivos que pueden impedir pasar desapercibida, y está claro que el más obvio de ellos es ser Cate Blanchett:


Porque es más que evidente que, con un simple vestido negro, Cate Blanchett está muchísimo más guapa que el resto de las mortales, por mucho que se esfuerce en pasar desapercibida para ceder el protagonismo a otras. Hasta cierto punto, este look es algo totalmente inesperado en la australiana, más todavía si tenemos en cuenta que el vestido es un diseño exclusivo de Maison Margiela by Galliano. De hecho, Cate Blanchett y John Galliano son dos nombres que habitualmente asociamos a la exuberancia y el barroquismo, así que tanto el vestido como el look en general suponen un inesperado soplo de aire fresco que nos demuestra hasta qué punto Cate es un icono de estilo incontestable. El terciopelo negro en que está confeccionado el vestido es precioso y el detalle de las mangas sin acabar (de ahí que parezcan deshilachadas) enfatiza todavía más esa impresión de que Cate ha conseguido un look de 10 sin apenas esfuerzo.


Eso sí, muchos han considerado que la pieza estrella de su estilismo era el impresionante collar en turquesas de Tiffany y Co. En vez de ser un simple accesorio, podríamos considerar que es precisamente la joya la que logra crear el estilismo en sí mismo, compitiendo en protagonismo con los magnéticos ojos azules de la actriz. En la espalda nos aguardaba también un pronunciado escote, cuyos bordes presentan el acabado deshilachado que ya se ha comentado. Poco más que unos toques de maquillaje en rosado y un sobrio recogido hacia atrás eran necesarios para dejarnos con la boca abierta.

¿Qué te ha parecido el estilismo? ¿Agradeces este look distinto en Cate Blanchett o prefieres su estilo habitual? Mientras piensas las respuestas, os cuento quién ha sido mi favorita absoluta de la noche.

O.

Los Oscars 2015: La medalla de bronce es para Marion Cotillard, de Dior


Como ya he dicho antes, elegir solamente a tres favoritas entre las mejor vestidas de la noche es algo imposible de hacer objetivamente, por lo que es el gusto y las preferencias personales lo que en última instancia hace que la balanza se decante en favor de ciertos estilismos.

Justamente por eso, mi tercera posición es para el que quizás sea uno de los estilismos más criticados de la noche:


Siempre lo he dicho y siempre lo diré: para mí, Marion Cotillard es como el Rey Midas de la moda, pues convierte en oro absolutamente todo lo que toca y anoche lo volvió a hacer con este diseño de Dior. El vestido, perteneciente a la colección Alta Costura Fall 2014 de la maison francesa, destaca por la sensación de ligereza que desprende su tejido, provocada por un efecto troquelado cuya técnica es característica del vanguardismo de la Escuela de Amberes (siendo el belga Raf Simons, al frente de Christian Dior, uno de sus mejores exponentes). Si os gusta la estética moderna y el chic francés de Marion, puede que a estas alturas ya estéis adorando el estilismo tanto como yo lo hago... De no ser así, puede que la "sorpresita" de la espalda os termine de horrorizar:


Efectivamente, Marion se plantó en los Oscars con un panel negro en la parte de la espalda, un recurso de carácter estructural que ayuda a crear los volúmenes del vestido y permite romper la monocromía del estilismo. Evidentemente, este detalle está incluido de un modo muy estudiado, pues perfectamente hubiera podido hacerse el panel en blanco o incluso esconderse en el forro interior del vestido. Eso sí, lo mejor es el encanto que Marion siempre logra aportar a todos y cada uno de sus looks, materializado en esta ocasión mediante un recogido ladeado, una sombra de ojos a base de kohl y unos vistosos pendientes de Chopard.

Yo no sé qué os parecerá a vosotr@s, pero yo tengo claro que Marion Cotillard ha logrado con este look que elegancia y modernidad vayan de la mano en la alfombra roja de los Oscars. En nada, volvemos con la medalla de plata.

O.

Los Oscars 2015: Las mejores de la noche


Antes de comenzar a comentar de un modo detallado los estilismos que nos quedan, me gustaría dejar constancia de algo: a partir de ahora todos los looks son perfectos (o casi), así que a la hora de decidir qué tres estilismos nos reservábamos para el top 3 ha intervenido más el gusto personal que cualquier otra cosa.

Dicho esto, ha llegado la hora de conocer quiénes fueron nuestras favoritas en los Oscars 2015, a falta de las tres primeras clasificadas:


Julianne Moore se sabía ganadora del premio a Mejor Actriz Protagonista por su sublime interpretación en Still Alice y supo estar a la altura de lo que ese honor requería. Pese a que nos hubiera gustado verla vestida con el Armani Privé en azul que proponíamos para ella, creemos que este diseño custom made de la firma Chanel supera incluso nuestras expectativas. Como es habitual en los vestidos diseñados por Karl Lagerfeld para la masion francesa, la pureza del corte se ve compensada por la minuciosidad en el trabajo del cuerpo cuajado de aplicaciones (lleva unas 80.000 lentejuelas). Además, sorprenden los detalles florales pintados a mano, dispuestos de un modo muy estratégico, los cuales ayudan a marcar la silueta de la actriz y a realzar el simple pero efectista corte del diseño. Un maquillaje lleno de luz y un sobrio recogido eran los detalles necesarios para cerrar uno de los mejores looks de esta edición.


Aunque nuestra propuesta para Reese Witherspoon también estaba protagonizada por el color blanco, el vestido confeccionado a medida por Tom Ford no podría estar más lejos de la estética que nosotros queríamos ver en la actriz. De hecho, este look podría figurar perfectamente en el top 3 de la velada pero no puedo evitar pensar que ese "golpe de efecto" que hemos venido exigiéndole a Reese a lo largo de toda la temporada de premios ha caído en saco roto. No obstante, si hacemos un esfuerzo de imaginación y finjimos no haber visto los otros looks de Reese a lo largo de estos dos meses, nos daremos cuenta de que la actriz de Wild está guapísima y no cambiaríamos absolutamente nada de su look. El escote caído en color negro es toda una preciosidad y la clásica silueta del vestido termina por resultar una apuesta ganadora para ella.


Sorpresa mayúscula la que nos dejó Rosamund Pike, pues tengo que reconocer que yo ya estaba mentalizado para ver el enésimo vestido en blanco/negro/bicolor de la actriz de Perdida en esta temporada. Pero nada más lejos de la realidad, porque un custom made de Givenchy todo lo puede y estoy convencido de que este vestido hará las delicias de todos aquellos que defienden el rojo como tendencia sobre la alfombra roja. Sin embargo, lo más innovador de este vestido no radica sencillamente en el color, pues Rosamund se ha distanciado de su habitual sobriedad en favor de un diseño cuajado de cuentas cristalinas bordadas y detalles tan atrevidos como el escote festoneado o la contraposición de texturas en los paneles laterales de la zona abdominal. Quizás no me convence tanto la abertura de la pierna, pues creo que resta elegancia a este look, pero está claro que lo podemos dejar pasar. Y nada de joyas, porque la joya es el vestido.


Otra de las actrices que se decantó por el rojo fue Dakota Johnson, quien supo mantenerse acorde a su papel de presentadora sin por ello pasar desapercibida. Sin duda, me ha sorprendido saber que este vestido venía firmado por la casa Saint Laurent, pues estamos ante un look que, lejos de ser rompedor (como es habitual cuando se luce esta firma), termina por resultar un ejemplo de manual sobre cómo debe irse a los Oscars cuando no se es la protagonista. Así pues, estamos ante un vestido que destaca en su justa medida gracias a su potente color rojo y la asimetría creada por el tirante a base de aplicaciones, pero que en última instancia forma parte de un estilismo mesurado donde los complementos y el look de belleza han sabido mantener la sobriedad que requería el dress code.


No dudo de que muchos/as estaréis en desacuerdo conmigo cuando os revele qué tres actrices fueron mis favoritas y no os faltarán motivos para ello, pues yo soy el primero que considera imperdonable que Emma Stone se haya quedado fuera del top 3. Ayer le pedíamos un cambio a la actriz, básicamente porque llevaba toda la temporada de premios haciendo uso (y abuso) del color negro... aunque debo confesar que este Elie Saab se aleja totalmente de la dirección en que yo había planificado ese cambio. Como ocurre con los mejores diseños salidos del taller del couturier libanés, el vestido destaca por la profusión y la delicadeza de los bordados, que encuentran su pareja perfecta en detalles tan elegantes como la manga larga o la caída de la cola. Viendo su melena ladeada y su dramático maquillaje, reconozco que Emma ha sabido llevar el estilismo hasta las últimas consecuencias y brillar con luz propia... Pero, sin embargo, sigue sin ser lo que hubiera querido para ella.


Otra de las actrices que nos mantenía en vilo era Keira Knightley, pese a que ya sabíamos que era muy probable que se decantara por un Chanel o un Valentino. Finalmente, se ha cumplido la segunda opción, la cual ha llevado a Keira a superar nuestras previsiones y demostrar que, si se lo propone, puede lucir el embarazo sobre la alfombra roja de un modo insuperable. Sacado de la colección Alta Costura Spring 2015, este vestido de la casa italiana crea mediante sus múltiples capas de tul ese toque etéreo y relajado que tan bien encaja en el estilo bohemio de la británica. Mención especial merecen sus bordados florales y epigráficos, creando aquello que podríamos considerar casi literalmente (y nunca mejor dicho) como un vestido de cuento.


Y seguimos con la "delegación británica" en los Premios Oscars, comentando ahora los estilismos de la pareja más "cuqui" de la noche (y parece mentira que diga yo esto con lo mal que me caía esta chica...). Vestidos ambos de Alexander McQueen, el matrimonio de Eddie y Hannah Redmayne logra colarse entre nuestros favoritos. El ya ganador de un Oscar por su papel en La teoría del todo estuvo tan apuesto como siempre gracias a un elegante esmoquin de la casa británica, aunque hizo gala de su originalidad al renunciar al protocolario color negro en favor de un bonito azul tinta. No se quedó atrás su esposa, quien lució uno de los vestidos en negro más especiales de la noche, gustándonos tanto su silueta a base de microplisados como los detalles de inspiración étnica en cintura y cuello.


Guste más o guste menos, Naomi Watts nunca deja indiferente a nadie... Y, en este caso, no podríamos estar más enamorados de su estilismo. Si os digo la verdad, no sé exactamente cómo definir su vestido de Armani Privé, pues no recuerdo haber visto nunca antes un tejido a sobrecapas de un tipo parecido, pero lo que sí sé es que me encanta y adoro en especial la parte superior, donde se crea una silueta estructurada gracias al escote halter cuadrado y el efecto top bandeau que se observa por el lateral. La actriz australiana tampoco se quedó corta a la hora de añadir dramatismo a su look de belleza, sirviéndose para ello de una dinámica melena asimétrica y un potente labial en frambuesa oscuro.


Premiada el año pasado por su interpretación en 12 años de esclavitud, la actriz Lupita Nyong'o acudía este año en calidad de presentadora. Siendo ella una de las actrices que más destaca en cuanto a originalidad, lo cierto es que anoche se apuntó a la tendencia dominante de la alfombra roja: la apuesta por el color blanco. Pese a ello, tanto el bonito contraste del vestido en relación a su tono de piel como el embellecimiento del diseño a base de perlas hicieron que la keniata destacara con facilidad. Poco más hay que comentar en un estilismo donde, de nuevo, el vestido lo es todo.


Y cerramos esta tercera entrada con otra de las sorpresas de la noche, pues Anna Kendrick logró redimirse de los resbalones anteriores en las pasadas ediciones de los Oscars. La actriz, que subió al escenario para interpretar un número musical junto a Neil Patrick Harris, acertó de lleno al decantarse por este precioso vestido de Thakoon en un delicado color rosa pastel. Sin duda, el diseño cumple el nivel de sofisticación requerido gracias a la fluidez de su caída y al escote halter tipo joya de efecto cruzado. Muchas veces, la actriz falla en el remate de su look de belleza, pero en esta ocasión creo que su recogido y su potente sombra de ojos a base de kohl son lo mejor que este vestido podría desear.

¡Desde luego, este año no podemos quejarnos del nivel de la alfombra roja! Llegados a este punto, os queda descubrir quiénes fueron mis favoritas de la noche... y os aseguro que la polémica estará servida.

O.