miércoles, 2 de septiembre de 2015

Festival de Venecia 2015: Diane Kruger da el pistoletazo de salida a una nueva edición de "La Mostra"


Ha llegado septiembre, y con este nuevo mes comienza una nueva temporada de premios con una cita obligatoria para varios de los filmes que competirán por alzarse con las preciadas estatuillas doradas de los Premios de la Academia. Hablamos del Festival de Venecia, lugar de presentación para películas tan esperadas como La chica danesa (¡vuelve Eddie Redmayne!), Beast of No Nation o Equals.

Esta misma noche se abrirá oficialmente el certamen con la proyección de Everest, evento en que esperamos ver a todos los miembros del jurado y a otros actores que se prodigarán por la alfombra roja durante los próximos días. Ya os avanzaba que Diane Kruger y Elizabeth Banks figuran incomprensiblemente entre los jueces de esta edición y la actriz alemana ya ha hecho su primera aparición a su llegada en tierras italianas:


Diane Kruger es la "endiosada" de muchas revistas y otras publicaciones especializadas en moda, pero en más de una ocasión he dicho que yo no soy de rendirme a los pies de esta it girl y del mismo modo en que reconozco que a veces nos deja estilismos memorables... creo que otras veces, como esta, nos deja looks para el olvido. Independientemente de que un vestido en tonos oscuros y manga larga de Thakoon Resort 2016 no sea la opción más adecuada para un día soleado, creo que los complementos terminan por cargarse lo que pretendía ser un estilismo de apariencia casual y relajada. Puede que recursos como las transparencias de la parte superior del vestido merezcan un aplauso por el riesgo que suponen, pero aún así considero que no estamos ante uno de los mejores estilismos diurnos que hemos visto durante este año.


Dejando de lado la corrección o no del maxibolso de Chanel (siempre he pensado que los clutch deben ser bastante inútiles para llevar cosas), la melena descuidada de la intérprete y el innecesario sombrero de paja eliminan cualquier posibilidad de que nos convenza con este look. Sí nos gustan sus apuestas por un rostro muy natural y por unas sandalias planas para caminar durante el día.

Como podéis ver, no es que yo sea precisamente un devoto de Diane... de hecho, creo que ella es una de las fashionistas responsables del "todo vale" en el mundo de la moda (además, que en cuestión de street style yo soy #TeamOliviaPalermo). Y seguramente nos dejará más de un momento inolvidable en la alfombra roja veneciana y me callará la boca... Pero, hasta entonces, mal empezamos, aunque las páginas de moda digan que estamos ante un look de 10. ¿Qué os parece a vosotr@s? ¿Influye mi odio indiferencia hacia Diane Kruger o realmente el look no es para tanto?

O.

lunes, 31 de agosto de 2015

La (desastrosa) alfombra roja de los MTV Video Music Awards 2015


¡Egun on, chic@s! Después de unas merecidas vacaciones por tierras burgalesas, riojanas, vitorianas y bilbaínas (aunque vuelvo más cansado de lo que me fui, porque no entre museos, iglesias y conventos no he parado quieto), estamos de nuevo al pie del cañón para comentar las últimas novedades que nos llegan del mundo de la moda.

Y, pese a que despediremos la entrada con dos looks que se han visto durante mis días de ausencia (la verdad, esperaba encontrarme más estilismos dignos de mención a mi vuelta), la actualidad reclama nuestra atención, pues ayer se celebraron los MTV Video Music Awards 2015. Y, siendo una alfombra roja protagonizada por cantantes, era evidente que el nivel medio iba a resumirse en desastre... Eso sí, comenzamos con algunos looks que se salvan de la criba:


Me ha costado mucho decantarme por una mejor vestida en este evento, pero finalmente Greer Grammer es mi escogida por dos razones; se adaptó al dress code del evento y supo llevar el atrevimiento que caracteriza estos premios hacia una vertiente menos vulgar de lo que es habitual. Creo que es la primera vez que hablamos en el blog de la actriz de Awkward, pero sin duda su vestido en color magenta de Michael Costello es de los mejores diseños que vimos ayer en la entrega de premios. Normalmente, yo estaría en contra de una abertura en la pierna tan excesiva y de un escote en V demasiado pronunciado, pero no debemos olvidar que estos premios se caracterizan por "enseñar carnes" y este diseño logra cumplir con el propósito sin renunciar por ello a cierto nivel de sofisticación, conseguida principalmente gracias a la caída en drapeados de la falda y el sabor a Old Hollywood que nos aporta su melena ladeada con ondas. Quizás sus complementos en plateado y brillantes sean muy vistosos, pero creo que es algo que podemos perdonar.


Dejando a un lado mi favorita "objetiva" del evento, debo confesar que hay dos estilismos que despiertan mucho más mi interés... Y no podía ser menos viniendo de dos it girls. Cara Delevingne optó por seguir demostrando que la actitud lo es todo a la hora de lucir un vestido, pues el acabado desenfadado de su look se convertía en su mejor aliado para defender un minivestido de Saint Laurent de clara inspiración roquera que destaca por su estampado de estrellas y su caída a base de flecos. Por su parte, Hailee Steinfeld volvía a hacer gala de su particular estilo mediante un sobrio mono en blanco nuclear de la diseñadora británica Stella McCartney que sorprende por sus pantalones por el tobillo de corte palazzo y su minimalista parte superior. Sin duda, nuestra mirada se desvía inmediatamente hacia un collar metalizado que redondea la inspiración del estilismo. ¿Mi única pega hacia ambos looks? Creo que les falta algo de formalidad para una alfombra roja.


Dentro de los estilismos "salvables", creo que Vanessa Hudgens supo llevar un vaporoso vestido de Naeem Khan en un precioso colo rosa empolvado hacia el terreno de la sobreaccesorización. Estamos acostumbrados a que la actriz y cantante se ponga joyas como si las vendieran a peso y deje que su melena se convierta en protagonista... y (a mi pesar) reconozco que esta vez no me disgusta del todo. Decantándose por un tono más luminoso de la misma gama cromática, Demi Lovato se enfundaba en un minivestido de Nicolas Jebran Couture compuesto a modo de mosaico que, si bien no me parece un gran error, creo que no aporta nada nuevo. Más nos gustó Bella Thorne, quien supo sacar el máximo partido a su vestido en largo midi de Maria Lucia Hohan, un diseño que la habría colocado en nuestro top 3 de no ser por el innecesario moño alto que lo acompaña.


Como es habitual en este tipo de eventos, el color negro jugó un papel protagonista en varios de los estilismos más comentados de la noche. Convirtiéndose en la reina del drama, Rita Ora lucía un custom made de la diseñadora Vera Wang que captó todas las miradas gracias a su aparatosa falda a base de plumas y su poco favorecedor escote (que dejaba poco a la imaginación...). Selena Gomez nos ofrecía otro de sus resbalones estéticos, protagonizado en esta ocasión por un vestido de Calvin Klein Collection que afeaba enormemente la zona del busto y, de paso, le ponía varios años encima. Eso sí, la modelo Ciara y su vestido de Alexandre Vauthier se llevan el premio a la vulgaridad en este color, pues no alcanzo a comprender qué la ha impulsado a escoger un vestido que ya sobre la pasarela se presentaba como un desastre carente de buen gusto.


Seguimos con tres propuestas más donde el negro tenía un papel importante, aunque los brillos y el color se sumaban a él para regalarnos resultados aún peores. Quizás la mayor decepción de la noche venga de la mano de Taylor Swift, pues este conjunto de Ashish de inspiración sporty con estampado brillante en pata de gallo se aleja mucho del estilo femenino y sofisticado que tanto nos gusta ver en la cantante. Eso sí, para incomprensible en vestido de Vivienne Tam que lució Holland Roden, una propuesta donde el estampado floral y las transparencias se conjugaban del peor modo posible para enseñarnos su ropa interior. De juzgado de guardia es también el estilismo de Emily Ratajkowski, pues la actriz y modelo ha estropeado el estilismo que hubiese podido conseguir con su vestido de Altuzarra al añadirle unas botas de cuero (feas) totalmente fuera de temporada. Hace poco más de un mes, Lily James nos enseñaba cómo lucir este vestido.


Aunque el negro y los brillos reclamaron su atención en la mayor parte de estilismos, no faltaron las famosas que se decantaron por el color. En otras circunstancias, Karlie Kloss y su vestido de Louis Vuitton no hubiesen llamado mi atención, pero creo que la modelo encontró en esta pieza de Nicolas Ghesquière un diseño ideal para continuar con su cruzada en la defensa del zapato plano sobre la alfombra roja (algo que no acabo de ver, la verdad). Menos nos gusta la elección de Gigi Hadid, pues su vestido de Emilia Wickstead hubiese resultado mucho más elegante con una falda cerrada en la parte central. Tampoco podía faltar la siempre opulenta Kim Kardashian, quien volvía a destrozar confiar en un diseño de Balmain para lucir embarazo. Cualquier comentario que realice sobre este look se quedará en nada, porque estamos ante uno de esos casos donde una imagen vale más que mil palabras...


Algo que sucede también en los tres estilismos que cierran este repaso, para mí los tres peores de la noche. Que Kimmy se salve de entrar en el top 3 de peor vestidas solamente puede explicarse con estilismos como el de Miley Cyrus, un despropósito de dimensiones descomunales que solamente podía venir firmado por la casa Versace. No menos deseos de arrancarnos los ojos nos provocan los vestidos de Nicki Minaj y Britney Spear, ambos de Labourjoise, pues el uso indiscriminado de brillos y transparencias solamente se ve superado por la falta de tela. Y en el caso de Britney, dejando a un lado que su melena parece un muestrario de tintes, no me resisto a comentar que cada vez se parece más a Aramis Fuster.

Finalmente, como no quiero despedir esta primera entrada post-vacacional con un mal sabor de boca, os dejo con los únicos dos looks de esta pasada semana que merecen mencionarse:


Reconozco que no he estado del todo "desconectado" durante mis días de descanso, así que tenía claro que estos dos looks de Kiernan Shipka tendrían un lugar en este post. Es indiscutible que la benjamina de Mad men se ha convertido en una de esas famosas a las que las firmas invitan siempre a sus eventos promocionales, pues su estilo y su carrera como actriz le auguran una gran proyección en el futuro. Durante la última semana, la hemos visto enfundada en un arriesgado vestido de Giamba Resort 2016 que destaca por su mezcla de estampado y por la inspiración vanguardista de su corte.

Tampoco faltó a una presentación patrocinada por la web JustJared, para la cual se decantó por un delicado vestido de Valentino Resort 2015 que resultaba ideal para un evento donde se presentaba el especial de televisión Way Too Wonderland de la serie Ever After High, protagonizada por las muñecas monstruosas de la casa Mattel. ¿Y quién era más adecuada para parecer una muñeca que la joven Kiernan? Desde luego, cada vez tengo más ganas de verla en los Premios Emmy...

Nos despedimos por hoy, a la espera de que lleguen más novedades con el inicio de septiembre, un mes que promete traernos grandes momentos gracias al Festival de Venecia (donde podremos ver a Diane Kruger y Elizabeth Banks como miembros del jurado) y los Premios Emmy. ¡Ya estamos listos para el arranque de una nueva temporada de premios y festivales!

O.

viernes, 21 de agosto de 2015

"El secreto de Adaline" o la elegancia atemporal de Blake Lively


Hace ya (casi) un par de semanas tuve la oportunidad de ver en el cine El secreto de Adaline, una película que esperaba con ganas tanto por la reaparición de Blake Lively (que para mí siempre será Serena van der Woodsen en Gossip girl) como por el repaso a la moda del siglo XX y parte del XXI que prometía ofrecernos. Y, junto con un argumento más que correcto, lo cierto es que la película no decepciona.

Al publicar una foto del filme en mi Instagram, una lectora me dio la idea de dedicarle una entrada y aunque últimamente he estado más atareado de lo que me gustaría, más vale (algo) tarde que nunca:


Adaline es una joven de mirada melancólica que esconde un secreto: desde que sufriese un accidente de coche con un rayo de por medio, es incapaz de envejecer. No voy a entrar en si la película pasa de ser un drama romántico con un inusual toque de ciencia ficción o no, pero es innegable que uno de los mejores logros del filme es su cuidadosa reconstrucción de varios momentos históricos, misión en la que el vestuario juega un importante papel.


Comenzamos con una Adaline en la década de los años veinte muy bien caracterizada, con elementos como los abrigos largos, los vestidos por el tobillo de corte fluido o los sombreros que reproducen a la perfección la indumentaria de la época. Poco vemos de la siguiente década, los años 30, aunque la boda de nuestra protagonista es un momento clave y su vestido con recatada manga larga nos enseña la moda nupcial de aquellos tiempos.


Pese a que su aspecto físico queda estancado en los 29 años, la mentalidad de Adaline sí evoluciona y por ello podemos ver a una mujer de delicada y juvenil belleza vistiendo de un modo algo más conservador. Es el caso de los años 40, pues complementos como el collar de perlas o los sutiles tocados reflejan esa madurez interior de la protagonista. Respecto a la siguiente década, los mayores cambios vienen de la mano de una gabardinas de toque masculino (comienza la "liberación" del cuerpo femenino en la ropa de invierno) y los pañuelos anudados al cuello de marcada inspiración afrancesada.


Sin lugar a dudas, la labor del equipo de diseño de vestuario encabezado por Angus Strathie (ganador del Oscar por Moulin Rouge) debería ser considerada en los premios oficiales, pues la indumentaria de Adaline Bowman logra posicionarnos en todos y cada uno de los momentos históricos que vive el personaje, siempre de la mano de un magnífico trabajo de los departamentos de maquillaje y peluquería. Cual mujer moderna, Adaline vive las dos siguientes décadas con una vestimenta mucho más cosmopolita sin abandonar ciertos toques conservadores (como el pañuelo en la cabeza clásico de los 60's) y también su peinado es testigo de ese cambio, pasando de una melena midi con ondas a una melena larga con flequillo que recoge eventualmente.


Menos lejos nos quedan las últimas décadas de la película, aunque Adaline sigue manteniendo sus gustos iniciales sobre moda. En este sentido, otro gran logro de Strathie lo encontramos en la capacidad de incluir diseños de épocas pasadas (a los que hoy llamaríamos vintage) en el vestuario contemporáneo de la protagonista, contando así su "historia secreta" a partir del vestuario y haciéndola visible a los ojos avezados en el mundo de la moda. Puede que Adaline solamente tenga 29 años en apariencia, pero sus estilismos nos muestran a una persona llena de experiencia y sumida en su distante melancolía.

Por supuesto, no podíamos despedir este repaso estilístico a la película sin comentar el look más emblemático de todos:


El vestuario del filme no nos remite únicamente a la colaboración entre Blake Lively y Angus Strathie, pues la casa de modas Gucci (recordemos que, fuera de las pantallas, la actriz trabaja como imagen para esta firma) está detrás de algunas de las piezas más emblemáticas. De todas ellas, destacamos un vestido que Adaline utiliza en dos Nocheviejas muy distintas... la de 1945 y la de 2014. La misión era conseguir un vestido de elegancia eterna que, con maquillajes y peinados distintos, se adaptase a dos épocas que (aparentemente) nada tienen que ver entre ellas.

Esta película nos hace plantearnos muchas cosas, entre ellas que la moda es cíclica y que las tendencias de otras épocas (para bien o para mal) terminan siempre volviendo de algún u otro modo. Con esta reflexión, ponemos punto y final a una entrada que llevaba ya algo de tiempo guardada en el cajón.

Ahora os tengo que decir que ha llegado el momento de tomarme unas vacaciones "de las de verdad" y ello incluye un viaje alejado de Internet (salvo por el Instagram, donde podéis seguir mi actividad). Eso sí, os prometo que el primer día de septiembre estaré de regreso, con fuerzas renovadas y dispuesto a contaros cualquier novedad que haya ocurrido a lo largo de estos días.

¡Un beso y hasta dentro de unos días!

O.

miércoles, 19 de agosto de 2015

Look del día: Kristen Stewart en el estreno de "American Ultra"


Después de una jornada de descanso, volvemos con las pilas cargadas para comentar el último estilismo de 10 que nos llega desde el panorama internacional. En principio, hoy tenía pensado publicar una entrada especial sobre el vestuario de una película, pero de momento nos la reservamos porque nos ha surgido un look tan inesperado como impecable:


Nunca me cansaré de repetir que la moda es cuestión de actitud y precisamente eso es algo que le sobra a la actriz Kristen Stewart. Quienes seáis lector@s del blog sabréis que nunca he sentido especial devoción por esta chica, pero hay que reconocer que ella y su estilista saben escoger diseños diferentes y llevarlos a su terreno. En esta ocasión, la californiana asistía al estreno del filme American Ultra enfundada en un mono tipo romper perteneciente a la colección Resort 2016 Zuhair Murad. Como es habitual en la firma, el diseño se caracteriza por el uso de una silueta sexy con detalles como el pronunciado escote en forma de V o el estratégico uso de las aplicaciones de colores sobre un precioso fondo cuajado de pedrería en negro. Por su estética insinuante, el look nos recuerda al de Nina Dobrev en los Teen Choice Awards y en este caso tengo la misma pega: la manga larga me parece un detalle fuera de temporada. Veamos el beauty look y los complementos:


Manteniendo la inspiración smokey del diseño, la actriz se decantaba por un maquillaje protagonizado por una dramática sombra de ojos a base de kohl, una elección muy acertada. Nos gusta también la opción de recoger su melena en un sencillo recogido que deja mechones sueltos en la parte frontal, enmarcando así su rostro. Respecto a los complementos, Kristen apostaba por la discreción de la mano de unos salones en negro y tres anillos pequeños que adornaban su mano derecha.

Como ya he dicho, Kristen no figura entre mis famosas favoritas sobre la alfombra roja, pero creo que tiene un estilo muy propio y sabe cómo defenderlo. ¿Qué os parece a vosotr@s el estilismo? ¿Qué nota le ponéis a este look de Kristen?

O.

lunes, 17 de agosto de 2015

Teen Choice Awards 2015: Nuestro repaso a la alfombra azul


Hoy toca estrenar una nueva semana del modo en que más nos gusta: comentar una alfombra roja azul (aunque sea la de los Teen Choice Awards...). Porque a estas alturas del mes de agosto no le hacemos ascos a ningún tipo de evento, pese a que se trate de un photocall con bajo nivel de formalidad y un nivel de gusto más dudoso todavía...

Sin embargo, aunque la mayor parte de looks dejan bastante que desear, empezaremos con tres estilismos perfectos. Y, en especial, con una propuesta que me parece impecable de pies a cabeza:


Emma Roberts se ha convertido indiscutiblemente en mi favorita de este evento, pues su estilismo demuestra que la estética juvenil y los colores veraniegos no están reñidos con la elegancia, sino que ayudan a conseguir resultados muy originales a la par que sofisticados cuando se saben combinar. Para la ocasión, la intérprete neoyorquina se enfundaba en un maravilloso vestido en largo por debajo de la rodilla y falda lápiz de Peter Pilotto, viéndose la firma del diseñador británico en la fabulosa definición de la silueta y el inteligente uso del print y del color. Ante una pieza de estas características, unas sencillas sandalias en blanco de Stuart Weitzman y unas discretísimas joyas de Jennifer Meyer y Vita Fede eran la elección ideal. Nos gustan mucho también su maquillaje lleno de luz y su favorecedora melena ladeada con suaves ondas.


Siempre que aparece Lea Michele digo que no me gusta el estilo de esta chica, pero sé reconocer un estilismo apropiado y sin duda el suyo lo es en esta ocasión. Me encanta su minivestido de Monique Lhuillier, pues esta creación de la diseñadora filipina actualiza el clásico estampado floral gracias al juego de colores, una impresión favorecida también por el simple pero eficaz modo en que la actriz lo ha complementado. Muy buena nota también para Jordana Brewster, quien pisaba la alfombra azul luciendo un minivestido de Ulyana Sergeenko que nos gusta por su coqueto estampado y su favorecedor escote corazón. De nuevo, los colores principales del vestido eran la opción más acertada para los complementos, así como una melena y un maquillaje muy naturales ayudaban a redondear el look.


Tal y como estáis viendo, los colores luminosos y los estampados florales jugaron un papel predominante en los estilismos de la velada. La joven bailarina Maddie Ziegler, conocida por sus colaboraciones en los videoclips de Sia, protagonizó un estilismo impecable mediante un vestido de Mac Duggal repleto de flores a todo color y unos salones tachonados de Valentino que aportaban el toque fashionista al look. Mucho nos gustó también la actriz Italia Ricci, pues la canadiense acertó al decantarse por un vestido con pronunciado escote y falda a sobrecapas de Alice + Olivia donde el amarillo se erigía como protagonista. Cual rayo de sol aparecía también la actriz de Modern Family Sarah Hyland, quien volvía a confiar en un diseño de Christian Siriano, uno de los pocos conjuntos en corto que vimos durante la velada.


Y seguimos con otros tres minivestidos, aunque creo que estos (por comparación a los anteriores) terminan por pasar más desapercibidos. La actriz y cantante Victoria Justice posaba ante los periodistas con una creación de Hervé Léger donde el color verde y los flecos intentaban disimular que nos encontramos ante algo que está ya muy visto. Lo mismo nos ocurre con la maestra de ceremonias de la velada, la actriz Gina Rodriguez, quien elegía el enésimo minivestido en aplicaciones brillantes de la italiana Alberta Ferretti. Más arriesgó Bella Thorne al decantarse por un minivestido de Balmain en naranja que destaca por su división en paneles y su dibujo en relieve... aunque creo que en este caso el riesgo se ha convertido en un arma de doble filo, pues el diseño marca una barriga que no tiene (no quiero pensar cómo le sentaría esto a "cualquier mortal"...).


Como viene siendo habitual a lo largo de las últimas temporadas, los pantalones reclamaron también su parte de atención. Chelsea Kane acudía al evento en representación de Baby daddy con un conjunto formado por un original top asimétrico de efecto holgado en blanco nuclear y unos pantalones de pitillo negros. Por su parte, la actriz de Jessie Peyton List prefería romper la formalidad de un traje de Diane von Furstenberg en estampado a topos con un crop top de Bongo Jeans, firma para la cual trabaja como imagen. ¿Nuestro detalle favorito? Su siempre favorecedora coleta alta.


Aprovechamos los dos estilismos anteriores para desplazarnos hacia otros looks donde los colores veraniegos se sustituyen por una paleta más oscura. Entre todos ellos, la pareja formada por Nina Dobrev y su minivestido de Zuhair Murad quizás sea la mejor parada, pese a que el detalle de la manga larga me parece fuera de temporada. En el caso de Chloë Moretz, tengo ganas de que me guste su look, pues la originalidad de su Gucci con el dibujo de una serpiente y la idea de aportar contraste con unas sandalias en morado me parece muy interesante... No obstante, es evidente que la idea resulta fallida en su ejecución. Más nos gusta el estilismo de Zendaya, quien nos mostraba una nueva faceta del clásico bicolor en blanco y negro al enfundarse en un conjunto de Ashi Studio que nos convence gracias a la silueta creada entre el crop top con mucho vuelo y la falda de cintura alta.


Las Pequeñas mentirosas acudieron al evento capitaneadas por Lucy Hale, quien nos confirma su gusto por los colores oscuros y las siluetas sexys de la mano de un minivestido en azul noche con barrocos bordados en negro de Julien MacDonald. No menos insinuante posaba su compañera de reparto Shay Mitchel, aunque no tenemos muy claro que un vestido tipo blazer de Versus Versace con manga larga sea lo más adecuado para el soleado photocall de este evento. En blanco y negro veíamos también a Janel Parrish, luciendo un vestido de Vone que resulta interesante gracias a las estratégicas transparencias de la silueta y el corte estructurado de la parte superior. Nos quedamos también con el toque de color de su labial y con la efectista coleta ladeada.

Por último, veamos a (algunas de) las peor vestidas de la velada:


Poco tengo que decir de Britney Spears siendo ella misma, salvo que entre su vestido de Mikael D con exceso de escote y brillos y su peinado "colorido" (léase muestrario de tintes de mala calidad) parece que se haya escapado de un Circus. No sale mejor parada la cantante británica Rita Ora, pues su traje en rojo de Max Mara nos enseña unas vistosas y poco favorecedoras arrugas. Por otra parte, Willow Shields ha sido víctima de un conjunto de Marni difícil de llevar, fuera de temporada y destinado a alguien con mucho más estilo que ella (esto se lo pone Cate Blanchett "y lo parte"). Cerramos nuestro repaso con Mae Whitman y un vestido de Novis que parece hecho a base de retales; este diseño es un "viejo conocido" pues AnnaSophia Robb lo lució a inicios de este año y, si bien a ella le concedimos el beneficio de la duda, es innegable que a Mae la hunde en la peor de las miserias.

Bueno, ¿qué os ha parecido la alfombra azul de los Teen Choice Awards 2015? ¿Coincidimos en nuestro top 3? ¿Os gusta el estilismo de Emma Roberts tanto como a mí? ¡Espero vuestra opinión!

O.

viernes, 14 de agosto de 2015

Look del día: El regreso a todo color de Elizabeth Banks


Ayer mismo ya decíamos que este mes de agosto está siendo más ajetreado de lo habitual y hay días en que a uno le apetece un descanso... Pero nuestros momentos de relax deben cancelarse cuando nos encontramos ante uno de esos looks perfectos de pies a cabeza.

Porque hoy vamos a comentar un estilismo cargado de esa pasión por el color que tanto me gusta, más todavía cuando supone la reaparición de una fashionista en toda regla:


Elizabeth Banks no se dejaba ver desde el estreno en Hollywood de Magic Mike XXL, momento en que nos impresionó con un espectacular Balmain en negro y amarillo. Pues bien, casi dos meses después parece que su pasión por el color sigue intacta, pues anoche mismo se dejaba ver en la cena anual organizada por la HFPA. Para pisar la alfombra roja, la estilosa actriz se decantaba por un diseño de Roksanda que ejemplifica a la perfección la maestría en el uso de la tendencia del colour-blocking que caracteriza a la diseñadora serbia. Sobre un precioso fondo en color coral, los dos paneles en lila y celeste ayudan a marcar la zonas de la cadera y de la cintura, creando así una silueta mucho más estilizada y favorecedora. Completando la apuesta por el estilo lady-like, el sencillo escote en V y la falda con vuelo en largo midi resultan también unas elecciones ganadoras. Veamos ahora el beauty look y los complementos:


Como es habitual, Elizabeth encuentra su mejor aliado en un maquillaje suave en tonos rosados cuyo resultado final es tremendamente luminoso. Respecto a los complementos, la intérprete se decantaba por un clutch iridiscente y unas sandalias en morado de Jimmy Choo. Eso sí, los encargados de poner el broche de oro a este look eran unos pendientes en forma de lágrima y un espectacular anillo firmados por Irene Neuwirth.

Todavía nos quedan algunos looks pendientes, pero los reservamos para una ronda de looks con la que daremos inicio a la semana que viene (a no ser que haya alguna sorpresa mayúscula que nos haga escribir durante el fin de semana). ¿Os gusta el estilismo de Elizabeth tanto como a mí? Desde luego, esto me hace tener todavía más ganas de ver qué nos tendrá preparado para su aparición en los Emmy 2015 del próximo mes de septiembre.

¡Que paséis un buen fin de semana!

O.

jueves, 13 de agosto de 2015

Nos vamos de estreno con Alicia Vikander, Elizabeth Debicki y Emily Ratajkowski


Tal y como estamos comprobando en nuestras propias carnes, este mes de agosto está siendo más movido de lo que suele ser habitual, pues parece que varias producciones de Hollywood han aprovechado el parón de las temporadas de premios para promocionar sus estrenos.

Hoy asistimos a las últimas premières de las películas The Man From U.N.C.L.E. y We Are Your Friends, eventos en que sus protagonistas se han dejado la piel para dar lo mejor de sí sobre la alfombra roja. ¿Lo habrán conseguido? Pues vamos a verlo:


Las protagonistas de The Man From U.N.C.L.E nos decepcionaron bastante en el estreno neoyorquino, por lo que ambas mejoran considerablemente en los estilismos del estreno en Toronto. Para la ocasión, Alicia Vikander decidía ser infiel a Louis Vuitton (y yo que lo agradezco) en favor de un complicado diseño de Proenza Schouler Resort 2016 que destaca por el magnífico tratamiento del cloqué de seda negro en conjunción con los arriesgados paneles de acabado metalizado. Además, detalles como los sofisticados plisados de la falda o el pronunciado escote de la espalda encajan a la perfección con la actitud atrevida que suele proyectar la actriz sueca en sus looks. No tenemos ninguna queja tampoco sobre su look de belleza, formado por una elegante melena ladeada y un maquillaje lleno de luz.


Pese a que Elizabeth Debicki no ha recibido buenas críticas en este segundo look por parte de los medios especializados, reconozco que a mí me encanta (a pesar de los errores que pueda haber). Vale que la cintura de los pantalones tipo harem no termina de ser favorecedora y está claro que esta chica no es Tilda Swinton y no sabe llevar los conjuntos de blazer y pantalón como la británica... Pero quizás ese giro de 180º respecto a su estilo delicado y femenino es lo que más me gusta. Apostando por la moda patria, la francesa se enfundaba en un sofisticado conjunto en tres piezas de la casa Lanvin, una propuesta con un marcado chic parisino que se encuentra en consonancia con el toque vanguardista que aporta su dinámico peinado a lo pixie. No será perfecto, pero me encanta.

En segundo lugar, vamos a ponernos al día con la promoción de We Are Your Friends. Aunque todavía están por llegar premières en ciudades tan importantes como Miami. o Toronto, el filme ya ha sido presentado en Londres y París. Veamos de momento estos dos looks de su estrella protagonista:


Junto con Zac Efron, Emily Ratajkowski está siendo la sensación de esta promoción y está brillando (literalmente) con luz propia. Vaya por delante que no soy demasiado devoto de esta actriz y modelo, pero hay que reconocer que el David Koma que lució hace un par de noches en el estreno londinense le sentaba como un guante. La colección Fall 2015 de este diseñador estaba cuajada de unas llamativas aplicaciones de efecto espejo que ya lució con éxito Reese Witherspoon, aunque en este caso el color azul y la silueta ajustada con largo por encima del tobillo reclaman el papel protagonista. Dicho esto, me gusta más el vestido en sí mismo que la forma en que ella lo lleva, pues considero que ni los complementos ni el look de belleza aportan nada nuevo.


Y cerramos la entrada con el estilismo que la actriz lució hace apenas unas horas en el estreno parisino de la película. Para la ocasión, la intérprete se decantaba por un complicado minivestido de Balmain que resulta tremendamente vistoso gracias a los flecos en verde a base de aplicaciones con acabado glitter. Reconozco que esta elección es toda una declaración de intenciones y creo que ella tiene cuerpo para llevarlo... Sin embargo, por una razón u otra, este look es (para mí) un rotundo NO. La manga larga está fuera de temporada, las sandalias roban demasiado protagonismo y, de nuevo, el look de belleza resulta apagado, algo que me lleva a pensar que los vestidos la llevan a ella y no al revés.

Hoy tengo muchas preguntas que haceros: ¿aprobáis el cambio de estilo de Alicia y Elizabeth? ¿Cómo os posicionáis en el debate sobre el acierto (o no) del estilismo de Elizabeth Debicki? ¿Pensáis (como todo el mundo) que Emily Ratajkowski es ya un icono de estilo o creéis (como yo) que esta chica tampoco es para tanto? ¡Espero vuestra opinión!

O.